Un pensamiento, o una mirada, fue bueno, aunque sea un poco de ese despecho del corazón.

En esos momentos, cuando la luz nocturna no deja de brillar

El sol brilló, al no tener otra alternativa, sobre lo nada nuevo.